8 may. 2011

Maratón Popular de Madrid 2011

Se que esta entrada llega con retraso, pero quería ponerla. Aunque yo no "corría", significa mucho para mí.

Creo que a partir de ese momento, VOLVÍ A CORRER.

Fue uno de los motivos que me impulsaron a "regresar". No se si el más destacado pero si el motivo primario. Mi tío Toño me llamó allá por Diciembre del 2008 para decirme que llevaba tiempo corriendo y que iba a hacer la Maratón de Madrid. Qué si la corría con él. Inocente e ignorante de mí, le dije que si, que me lanzaba a ello. ¡A correr una maratón! "Menudo loco estaba yo", pienso ahora.

Por entonces empezé a moverme. Seguía tocando con Veintesegundos y trataba de hacer malabarismos para ver a Carol y entrenar un poquito. Recuerdo las pequeñas salidas, 40 minutos bastante axfisiado, tratando de hacer un ritmo controlado por el parque de Villarosa y esa primera vez en la que La Panda del Muro se cruzó conmigo.

En febrero de 2009 me hice un esguince jugando al fútbol. Tengo la suerte de no caer fácilmente en lesiones cuando corro pero eso no reza para mí en el fútbol. Ya recuperado volví a retomar las salidas y empecé con La Panda del Muro. En el fondo creo que sabía que no iba a llegar preparado al Maratón. En el fondo sabía que no lo iba a correr, de hecho, no tenía al 100% claro eso de volver a correr. Me faltaba tiempo. 

Fui a la Pasta Party con mi tío y con Carol y aquel ambiente, lleno de atletas traía recuerdos buenos. Aquello era una fiesta y empezaba a enseñarme todo lo bueno que me tenía reservado.

Llegó la maratón y evidentemente no la corrí. No estaba preparado, ni mental ni físicamente. Ni tampoco debía hacerlo. Pero recuerdo llegar al Retiro en vaqueros y chupa de cuero, y de repente ver aquella fiesta. Esa alegría, esa adrenalina, esa batalla interior de cada corredor, volvió a recordarme la alegría y felicidad que causaba el correr en mi. Y recuerdo bien aparecer a mi tío antes de enfilar el Retiro, con cara de llevar casi 42 kilómetros y sentir en mí una necesidad imperiosa de correr, de seguirle. Pero no podía, no iba vestido para la ocasión. Y sin embargo, corrí. No pude evitar correr y chillar a mi tío, animándole a seguir y diciéndole lo grande que era por todo lo que había hecho en la carrera. Le seguí a través del parque fuera del circuito como pude, durante un kilómetro, empapado en sudor y cuando llegó a la meta me fundí en un abrazo con él.
Creo que a partir de ese momento, VOLVÍ A CORRER.

Todo fue a partir de la Maratón de Madrid, y luego llego La Liberty y el resto de carreras. Schumy, Jesús... Creo que por eso, entre otras cosas, cada año cuando llega la Maratón acompaño a mi tío en la mitad del recorrido. Ya no es solo el placer de acompañarle ni por lo mucho que le aprecio, sino porque aquello va más allá que cualquier diezmil que haya podido correr. Las sensaciones generadas son impresionantes. Desde la cantidad de gente, a la cantidad de kilómetros. El ver a la gente volcada en animar a los corredores, el ver como los corredores se animan, la impresionante organización de la carrera...

Un auténtico "León" hasta el final · Nuestros "Pensamientos Alegres"

Este año, no acompañé solo a mi tío, Schumy vino con nosotros y creo que disfrutó tanto como yo. Mi tío pinchó en el kilómetro 33 aproximadamente. El gemelo izquierdo le jugó una mala pasada y tuvimos que andar varios kilómetros. Pero esa lucha constante le hizo llegar a donde debía: llegó a la meta, y no andando, jamás pensó que pudiera hacerlo ese día, pero su hija le emocionó saltando la barrera y fundiéndose en un abrazo con él mientras llegaban a la línea de meta. Enhorabuena tío, al final llegaste, y la manera en que lo hiciste, no fue nada fácil. 

Apoyo en todos los sentidos · Mi tío Toño, el héroe del día

Ese día no tocaba esprintar para mí. Las ganas eran intensas pero yo, debía quedarme al margen, no era mi día. Y al instante salte la valla para reunirme con Carol, menos preocupada  al vernos y fundirme en otro abrazo. Más que una crónica de carrera, esto es un recuerdo. Qué tenía que plasmar aquí. Sentía la necesidad de ello.

La Llamada del Maratón es muy fuerte. Cada año más, aunque siempre vuelva a sacar cabeza para decirme que todavía es pronto. Se que llegará el día que lo haga. El año pasado saboreé 20 kilómetros de él, este año 22.

Algún día la correré, pero aún no.

8 comentarios:

  1. Se te acumulan las entradas por escribir!!! ;-)

    Tal y como vas, si tienes cabeza, harás tu primera maratón en menos de 3h10 con bastante facilidad.

    Enhorabuena por la carrera de ayer, me alegró mucho verte en la salida! Y puestazo!!!

    ResponderEliminar
  2. El día que te pongas a esto del Maratón a tu tío le fundes. Es una carrera diferente, muy emocionante y que significa algo cada vez que las corres. Ya te llegará la llamada de Maratón.

    ResponderEliminar
  3. Ya verás; el día que estés listo para preparar el maratón lo sabrás: será el día en que la llamada del maratón sea más fuerte que la razón. Y con tus condiciones ¡irás a por las 3h!

    Una alegría verte ayer en el trofeo menudos corazones.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Será un lujo compartir carrera contigo cuando te "pases" a la distancia, eso sí, te veré sólo en la salida y en meta si me esperas ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo harás porque ya está en tu cabeza

    ResponderEliminar
  6. Bonita experiencia la compartida con tu tío. Estoy segura de que no tardaras mucho en correr una maratón.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Entrañable tu entrada, Juanqui. La verdad es que me has hecho pensar (¡incluso a mí!) en el maratón...
    En fin, que te veo corriendo la prueba reina en breve y, con tus condiciones físicas, tu alegría y tus ganas, seguro que haces un tiempo estupendo aunque, sinceramente, sé que vas a disfrutarla sea cual sea ese tiempo. El crono será ese día secundario... o terciario.
    Un placer verte el domingo en Sanchinarro y un placer leerte en tu blog y en el de los Trotones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola!Yo me estoy preparando para correr la maratón de Barcelona, y saco el tiempo para entrenar de donde puedo.. me costó bastante marcar una rutina y cumplirla.

    Un saludo!

    ResponderEliminar