22 abr. 2011

Timex® IRONMAN® 150-Lap TAP Screen

Otro regalo de mi pasado cumpleaños, fue una pedazo maravilla de reloj que, tengo que reconocer, a priori no pensé que me fuera a ser tan útil. 

Por entonces ya llevaba casi un año con el SportBand de Nike + para los rodajes largos, y con el Geonaute de decathlon para las series. Así que cuando empezé a utilizar esta pedazo de máquina me quede alucinado con algunas de sus prestaciones.

La marca Timex, líder mundial en relojes había ganado el premio “Runners World 2010” con el nuevo Ironman Sleek 150 Lap, un reloj de auténtica tecnología punta que incorpora novedosas tecnologías para beneficio del usuario como la función TapScreen la cual permite con tan sólo un toque en su pantalla, manipular aplicaciones especificas como cronógrafo y temporizadores del reloj facilitando así su operación. También destaca la función Target Time Pacer indica al atleta mediante alarmas audibles si su esfuerzo en cada vuelta se ha desviado por encima o por debajo de su meta, algo que, si no te agobia un poco como a mi, resulta de lujo.

Una pantalla enorme, de visualización fácil

He de reconocer que no me he parado a descubrir apenas poco más que estas maravillosos posibilidades pero sin duda, tiene muchas más.

La tecnología Tap Screen es impresionatemente cómoda, ¡olvídate de buscar el botón en cada vuelta o cada kilómetro!.
    Un ajuste perfecto
Características del Ironman Sleek 150 LAP con tecnología TapScreen:
· Tecnología TapScreen, para concentrarse en el rendimiento, no los botones.

·
Alarma de hidratación en intervalos regulares.
· 3 sesiones de entrenamiento con 16 intervalos cada uno.
· 150 LAP de memoria, con sistema de bloqueo.
· Target Time Pacer, indica con alarmas audibles el nivel de esfuerzo.
· Diseño ergonómico con el principio de “un vistazo rápido”.
· Correa con orificios para apoyar la transpiración adecuada.
· Resistente al agua 100m.

Al final terminamos regalándoselo también a Schumy por su cumpleaños, que fue el que ideó el regalármelo. 

¿Quieres un buen reloj liberado de GPS? Aquí lo tienes.

El precio ronda los 90 €. 

Valoración final en
El Calidómetro

11 abr. 2011

I Carrera de los Emprendedores (5 Km)

Un Deja Vú asaltaba mi cabeza desde casi la semana pasada.

Casí idénticamente a la anterior carrera aunque un pelín más descansado (y no por la obra) y con algo más de nerviosísmo, llegué a la Carrera de los Emprendedores. Esa semana aparte de alguna serie, le había dedicado más tiempo al Pladur junto a mi primo y Schumy. No obstante una sensación interior de más respeto, sumado a un correcto calentamiento y a una llamada que me motivo de manera IMPRESIONANTE e INESPERADA (es increíble lo que puede hacer la mente) hizo cambiar esa sensación de cierta inseguridad que llevaba colgada a la espalda. Después de oír "algo" que necesitaba, ese peso se descolgó totalmente y no se como de repente supe que todo iba a ir mejor que la anterior vez.

Con Luis Gancedo (¡cómo me alegro de haberte vuelto a encontrar!), su hermano Ruben, Héctor y Schumy ya pasado el calentamiento y estiramientos, fuimos a la salida. Me coloqué algo más atrás de lo que debería, a unos 5 metros de la salida, pero necesitaba ponerme allí.

Salida dada y muy concentrado, imágenes de la anterior carrera sobrevuelan mi cabeza como sombras hasta que logro disiparlas y logro encontrar un "vacío esencial" que tanto me ayuda. Me siento más ligero, pero no pierdo la concentración en la respiración y me veo con fuerzas suficientes para darle más cera. Así que llegado a la Avenida Menédez Pelayo me dejo caer con facilidad.

Me uno a un grupo que venía fuerte por atrás y sigo al lado y tirando de ellos, aunque trato de fomentarme la idea de competición "contra mi mísmo". Las fuerzas siguen, y la capacidad de sufrimiento se mantiene bien. Algo ha cambiado, esa llamada lo ha hecho, estoy seguro. La cuesta de Alfonso XII se sube fácil y al girar a la derecha, el Diablo sonríe de nuevo. Así que como decía más o menos Máximo Décimo Meridio en Gladiator, decido "devolverle la sonrisa". En la cabeza surgen las cuestas de esta semana, más empinadas aún. Llego arriba y mantengo el ritmo para darme cuenta de que se ha variado el circuito ligeramente. Veo a Schumy y le ánimo.

Ese último kilómetro acumúla en mi cuerpo ganas de llegar, la adrenalina lucha por salir, y antes de girar a la recta final empieza a fluir lentamente. El Pensamiento Alegre vuelve de nuevo y llega el momento de darlo todo, de disfrutar al 110 %, y recordar esa musiquilla transmitida vía móvil. Gano tres puestos, sincronizando mis músculos de las piernas con los que generan una sonrisa de felicidad en mi cara. Eché de menos su presencia física pero lo bueno del Pensamiento Alegre es esa capacidad para meterse en mi cabeza, donde sea, como sea y cuando sea.

Mi reloj, al igual que en la clasificación marca 18:29 y en 24 posición. Como dice Schumy, "recupero las Buenas Sensaciones".

La "fotoblog" a petición de Héctor  ·  Hector y su blackberry & CO.

Pero la alegría no termina ahí, ya que nada más terminar y enterarme de que Héctor ha quedado 3º, Luis 4º y Schumy ha vuelto a rebajar su tiempo, conozco personalmente a Arturo, Quique y Darío, que me dan unas buenísimas impresiones. ¡Encantados bloggeros! Sois más majos en persona todavía.

Bolsa del corredor, con Gatorade, agua y publicidad, todo dentro de una mochila-bolsa verde. Luego, degustación de cafe, zumo de naranja y bollos por parte de la organización. Todo muy currado, otra enhorabuena más para la A.D. Marathon. Esperamos a Héctor a subirse al podio y luego nos fuimos.

Si encima terminamos el día en Caraquiz de barbacoa, ¿qué más se puede pedir?




Ruta para correr 895887 - powered by Runmap 




Valoración final en
 El Calidómetro


5 abr. 2011

5 Km MMT Seguros de la Media Maratón de Madrid (2011)

Ya iba pensando que no iba descansado. Y si empezamos así la tarde anterior a la carrera, pues apaga y vámonos.

Por la mañana ya cerca del Retiro tardamos más de lo previsto en aparcar y ello conllevo a ir con más prisas de lo normal, lo cual acelera el pulso y me pone más nervioso de lo habitual.  Menos mal que Carol mantiene la calma en esos momentos. Recogido el chip, ya cambiados y con el agua, perdón, el tiempo al cuello, empezamos a calentar. Una sequedad en la boca clamaba agua para mi cuerpo. Es decir empezaba a acumular una serie de circunstancias que no beneficiaban en absoluto al "motor".

Esa semana había sido dura. Héctor nos la había preparado excepcionalmente bien, para llegar descansados el domingo a la prueba, pero ni el trabajo de mula de carga de toda la tarde del viernes, ni la partida de airsoft del sábado por la mañana habían contribuido a dicho descanso. Como antes dije, ya el sábado tarde, en el cumple de mi chica y de mi Cu me encontraba con unas agujetas de muerte.

Reunidos, Fran, Schumy, Minky y yo, y después de aliviarme con un par de tragos de agua, nos dirigimos a la linea de salida recortando a todos los corredores que iban hacia allí. Un error de organización, al igual que el año pasado hizo que mucha gente llegara tarde a la salida. Ni se avisó por megafonía ni nada. Pero ya avisado por el año anterior, me coloqué con mis compañeros a 4 metros del arco de salida. Pistoletazo y adelante.

Schumy me había dicho que le siguiera de cerca. La salida es bastante positiva y me coloco bien para correr cómodamente justo detrás de él. Ya en el paso del Km 1 antes de ver a Carol y las demás chicas, veo que no voy y le digo a Schumy que tire y bastante fuerte, así lo hace. No me encuentro nada bien, me pesan las piernas, glúteos, cuadriceps y gemelos van a tope, como si del Km 9 de un diez mil se tratara. Y eso que me quedan todavía 4.

Me mantengo a ritmo mientras recupero imágenes positivas de los entrenos, el valor del esfuerzo del día a día y en la Cuesta del Ángel Caído gano algunos puestos. Pero el milagro no se sucede. Estoy muy cansado y tengo esa pesadez muscular. A falta de 600 metros del final oigo la voz de mi primo. Me coge del brazo animándome pero rápidamente me suelto y le digo que tire, va mejor que yo y se que luego, de alguna manera que desconozco, esprintaré y no quiero retrasarle. La verdad que me anima mucho verle cerca y tan fresco. Así que me pongo detrás suya y luego a su lado. No queda mucho, apenas 400 metros y aprieto un poco más. Minky me sigue y aquello me anima más. En cuanto veo el ojillo de Carol a través de nuestra Nikkon, se me desata una sonrisa innata que no había visto aparecer en toda la carrera y exploto ganando unos 5 puestos. 


Reacción innata a pesar del cansancio

Es una maravilla esa sensación final, incluso para terminar feliz en una carrera en la que si hubiera descansado podría haberlo hecho algo mejor, ya que me quede con una sensación algo agridulce al mirar el crono y ver que ponía 18:46. 

Todo un clásico ya, brazos arriba · ¡Equipo directo a desayunar!

Schumy tampoco sintió hacer una buena carrera (tampoco descanso lo adecuado, fue una mula de carga más el viernes) Minky hizo un carrerón a tan solo 6 segundos de mí y Fran se resintió de una lesión en el tobillo y de aquella partida de airsoft. Héctor hizo un carreron en la Media Maratón, entrando entre los 7 primeros Españoles.

Una lección que nunca olvidare, la de darle al motor, el descanso que se merece.





Ruta para correr 890195 - powered by Runmap 



Valoración final en
 El Calidómetro