11 dic. 2013

Carrera de la Constitución de Barajas 2013 (8 Km)

Recomendados por el mister fuimos a esta carrera como "entreno fuerte" con todo el respeto que exige una competición. Sería otro test bueno y quizá el último de cara a la San Silvestre Vallecana.

Allí nos encontramos con Javi y Maxi de la Panda del Muro, Fernando del Olmo, y el gran Darío en la misma salida (el "camuflarse" no le sirvió de mucho, jejejeje). Carol iba con no muchas ganas pero guiada por mí se lanzó a ello, Lau y Fran venían con Luis y Javi prestos a darlo todo. Vane venía como apoyo emocional y logístico, cosa que se noto y mucho (¡mil gracias!).

Calentamiento y linea de salida. Casi perfectamente colocados, aguardamos el pistoletazo y lanzo una mirada atrás en busca de Carol que se ha colocado mejor que otras veces junto a Lau. ¡Pum! Salimos lanzados buscando una buena posición para correr pero el circuito es muy estrecho para tantos corredores (cerca de unos 700). Gano algunas posiciones para correr en un espacio algo más confortable y me pongo a mi ritmo. El circuito no tarda en mostrar el primer desnivel para ir "calentando" el cuerpo mientras veo caras conocidas en carrera y trato de animar a los compañeros que adelanto y a los que me adelantan. Sigo acordándome de Cher, apenas hace una semana desde que se fue, pero no puedo (ni quiero) olvidarme de ella: supongo que el insconsciente me indica que ya está con nosotros PARASIEMPRE. Llevo buen ritmo y me siento cómodo cuando paso al lado de Vane justo antes de iniciar la segunda y última vuelta al circuito de 4 km para sumar los 8 del total. Sus ánimos empujan hacia delante y sigo tirando. 

Según inicio la segunda vuelta, noto una baja presión en el ajuste de mis Hyperspeed 5 y cuando miro hacia mis queridas "voladoras" advierto los cordones desatados a pesar de los dos nudos a los que las tengo acostumbradas. Para todo hay una primera vez, así que con "un buen par", me paro a la izquierda, los ató lo más rápido posible mientras me pasan algunos corredores y salgo muy fuerte para coger el ritmo no sin algo de rabia por dentro. Calmado de nuevo recupero casi mi posición en la carrera pero no exactamente como iba, como es lógico. Las cuestas parecen más empinadas que en la primera vuelta, y en una de ellas un compañero me adelanta y me anima. Me vengo arriba y me voy con él. Sigue animandome y dandome consejos para subir la cuesta, cosa que le agradezco de corazón y de palabra. Se iría un pelin por delante mía mientras un gallego con acento marcado, intercambiaría alguna frase con el que escribe estas lineas: "No te preocupes, que no soy rival de final" me dice, a lo que le respondería, como Fran dice, una #frasedepelicula: "Mi único rival está aquí dentro", le digo mientras me señalo a mí mismo (jejeje).
"Mi único rival está aquí dentro"
Avanzamos juntos y también empieza a tirar hacia delante. Recorto distancia con el compañero que me ayudo en las cuestas hasta que vislumbro el último giro para la entrada a meta y me siento con fuerzas para esprintar. "¡Vamonos juntos!" le digo, pero él tenía la necesidad de entrar de otra forma, así que ofrecido de manera honorable esprinto de manera eléctrica y disfrutando una barbaridad, entrando en 25º posición y 16º de mi categoría con un aceptable 28:31 para un circuito que no me pareció fácil. Allí Vane, nos esperaba en linea de meta para inmortalizar la llegada, cámara en mano.

Carol, ejemplo de "cada vez, mejor"

Abrazos con fernando del Olmo, y saldría disparado en busca de Carol. Casi sin abandonar la meta aparece Fran entrando con un crono de 30:23, ¡fenómeno en busca de su sub 38' en la "sansil"!. Por el camino hasta Carol me encontraría con Lau a la que animaría durante unos metros (¡estupendo 35:57!). Entraría luego Luis. Al rato veo a Carol, concentrada en la carrera, a buen ritmo, con una intensidad más alta de la que esperaba. Se me cae la baba de orgullo. La acompañaría hasta el final, hartándola de ánimos y elogios. Entra con un estupendo 40:38 a ritmo de 5:05 min/km, mejorando su ritmo y sus buenas sensaciones, ¡muy bien nena!
¡Equipazo femenino!
Javi llegaba sonrisa en la cara, ¡enhorabuena tron! Terminar así es el más gran mérito. Una organización perfecta por parte de la A.D. Marathon y con un precio asequible (4€), a ver si toman nota en otras carreras de Madrid. Un día perfecto, con una compañía genial, donde terminaría encontrandome con Alberto de la Cruz, compañero de fatigas de mi época musical, cuando en vez de zapatillas, solo conocía baquetas.

Equipo al completo



3 dic. 2013

Carrera Ponle Freno 2013 (5 km)

Ese día desperté triste. Y de hecho casí a última hora tomé la decisión de correr. Carol y Gon no tenían ánimos. Y era normal. Pues eso, triste como antes decía. Lo que no sabía es que acabaría viniendo con una sonrisa en la cara. "Alguién" se encargó de dibujarla en el rostro triste y apático que llevaba desde el día anterior. 

Aparecí en El Retiro con el termómetro marcando 0º C. Dejo el casco junto a la moto y me dispongo a calentar pues voy con el tiempo justo, dirigiéndome hacia la linea de salida para "inspeccionar" la afluencia de gente. "Agotados los dorsales" rezaba la web Ponle Freno y así era. Media vuelta hacia la moto a cambiarme y embadurnarme con Galius Sport Aceite de Precompetición. De camino a linea de salida de nuevo, la gente va bien "embutida" en ropa y al verte tan ligerito de ella suelta frases tipo "me da frío verle", "¡Qué escalofrío!"...

Logro colocarme bien en la salida donde veo a Javi de La Panda del Muro, (grande crack) y allí aguardo con ELLA en la cabeza. Llevo con mi Princesa de Terciopelo metida en la mente y en el corazón desde el día de ayer y hoy va por ella. ¡Pum! Salimos lanzados hacia delante y se produce una caída que hace peligrar al resto de corredores y que sin duda propiciaría la caída de más de uno. Me desvío un poco hacia la derecha cuando me gritan"¡Juanqui golfo!". Arturo está por allí para acompañar a Quique y me lanza ánimos que sin duda me llegan.

Saliendo del Retiro, giro a la derecha y me siento genial de sensaciones, tengo la cara de mi Princesa de Terciopelo delante de mí, y mentiría si dijera que estaba feliz en ese momento. La apatía me había rodeado y un sentimiento agridulce luchaba en el interior. Animo algún corredor que me adelanta y comienzo bajando muy fuerte por la calle Reina Cristina. "You know my name" de Chris Cornell suena en mi cabeza desde el principio y no se por que exáctamente, pero el caso es que suena. No miro si quiera el primer kilometro (ni miraría el último como acostumbro a hacer), lo único que me importaba iba bien cerca de mí, más de lo que podría esperar. 


"¡Vamos figura, sabía que te encontraría por aquí!" Arturo me alcanza y se mantiene a mi lado mientras intercambiamos palabras: "Siento lo de la perrita" me dice (gracias tío). "Es por eso que voy acelerado" le contesto. Y es verdad, me siento revolucionado por dentro y sin embargo, como si algo no estuviera del todo bien. Algo no encaja. Y "alguien" quiso hacerlo encajar, pero eso sería un poco más adelante. Arturo se despide para seguir con Quique y sigo mi particular camino a meta, tratando de buscar que es lo que no va bien. Desvío de la carrera de 5 Km y ya queda menos. Subo el Ángel Caído respirando bien casi sin pensar en lo dura que es. Los dos corredores que tengo por delante se alejan un poco.

Al terminar la ascensión algo cambió. Yo lo sentí así. Cher apareció a mi lado, corriendo junto a mí, casi podía verla con total claridad, "¡Vamos tío Juanqui!". Me cambia la cara, me hincho de energía y sonrío mirándola correr con sus cuatro patas y ese desborde de felicidad, mientras la siento a mi lado. A falta de un kilometro y medio cuando parece que voy a tope de fuerzas, Cher toma la iniciativa e instintivamente se pone por delante. Puedo sentirla tirando de mí, con la linea de tiro de canicross tensa, dándome fuerzas. Aumento el ritmo, me siento ligero y lleno de fuerzas, sonrío y entonces todo vuelve a tener sentido. Cher me trae la pieza que lo hace encajar todo. 

  
Encaro la linea de meta subiendo de revoluciones y adelantando a dos compañeros que hace nada aparecían lejísimos. ¡Cher está allí! Lleno de fuerza esprinto a falta de 150 metros con todo lo que tengo y con todo lo que ella me da. Antes de cruzar la meta mi retina se dispara al cielo con Cher en ella sobre el arcoiris, emocionado es decir poco. 
6º posición con 17:38 es lo menos importante. 

Te quiero Princesa de Terciopelo. Gon y Rose: 
hoy más que nunca se que sigue con nosotros  y PARASIEMPRE. 
GRACIAS CHER.