26 oct 2020

Nike Epic React Flyknit

Gracias a una gran oportunidad que se me brindó, tuve la posibilidad de adquirir este modelo al que le tenía muchas ganas. Según los de Oregon, es una zapatilla que vale para todo y la verdad es que no estoy del todo de acuerdo.

Lo que más llama la atención es que e Suna zapatilla con toda la suela hecha a base del compuesto React de Nike, pero ¿qué es el React?


En los años 90,la marca americana Converse denominó así a su sistema de amortiguación. Nike ahora dueña de Converse, ha pasado a utilizar este nombre para este compuesto que busca reactividad y amortiguación, comodidad, ligereza y durabilidad. No se sabe la composición pero si que esta hecha de goma sintética. Tras tres años, con cientos de combinaciones químicas, 27.000 km por corredores populares testeandola junto a élites como Kipchoge se logra una espuma un 11% más blanda que Lunarfoam y con 13% más de retorno de energía. Al tacto es una espuma más suave que los clásicos materiales de EVA.

El upper tiene un diseño bastante sencillo, muy ventilado y bastante robusto. Era la primera vez que probaba el sistema Flyknit de Nike (como una especie de calcetín que envuelve todo el pie de una sola pieza) y la verdad que no he quedado muy satisfecho, al menos en este modelo: con el uso parece que perdiese ajuste interior el pie con la zapatilla. No creo que el sistema falle sino que en este modelo al menos para mí no funciona igual de bien. Echo en falta el sistema flywire y algo más que le de robustez a la zapatilla pero ahí ya entramos en terreno personal.

La mediasuela es más alta y ancha de lo habitual, sobresaliendo más allá del talón para dar más soporte y estabilidad (en este punto me recordaron mucho a las Adidas Energy Boost y me atrevería a decir que está muy enfocada para talonadores) tanto en lo largo como en lo ancho y a pesar de estar hecha de un material tan suave lo han corregido con una pieza de TPU (heel shelf) que rodea el talón por detrás evitando movimientos laterales de tobilloLa suela tiene un perfil ligeramente curvado para facilitar el aterrizaje y una transición rápida al despegue como viene haciendo la marca en sus últimos modelos para correr. Para evitar un desgaste tan rápido en la tracción, un compuesto de caucho de mayor resistencia recubre la parte final del talón y antepie.


Como conclusión tenemos una zapatilla perfecta para ritmos lento o rodajes regenerativos. No me ha parecido especialmente ágil ni rápida y hecho en falta más sujeción. Por el contrario no he encontrado zapatillas tan cómodas desde el principio hasta el final de su vida que serán ideales en procesos de recuperación (tras una lesión o un entreno fuerte) gracias a su tacto blando al pisar. No obstante el React va a dar mucho que hablar ya que más allá de mi opinión en esta zapatilla, creo que es un paso de gigante que bien aplicado va a ser de gran aplicación como veremos más adelante en las Pegasus 37.










13 oct 2020

Nike Air Zoom Pegasus 35

Tras varios años calzando todo tipo de zapatillas de la marca Nipona, Asics (Nimbus, Speedstar, Hyperspeed...) con muy buenos resultados, sentí cierto estancamiento en la marca (muy pesadas, excesivamente anchas) y con sensaciones algo más torpes al desenvolverme con ellas. Pasé por Adidas con muy buenos resultados (Glide Boost, Adios Boost y Energy Boost). Pero tras el salto a las Nike Zoom Fly con tan buenos resultados, decidí avanzar algo más y adentrarme en la marca que siempre y por algún motivo desconocido había rehusado. Así que en el Black Friday de 2018 aproveché un magnífico descuento que me brindaba comprar la Nike Air Zoom Pegasus 35 por 59€ (precio original entonces de 120€). Me llamó la atención el minimalismo y la agresividad del diseño para ser unas voladoras y obviamente el precio.


Cuando llegaron y me las probé la sensación de comodidad iba incluso por delante de las Zoom Fly. En movimiento, con un ajuste perfecto la primeras sensaciones de amortiguación fueron excelentes gracias a la espuma usada, Cushlon, con mayor proporción de caucho. Me asombró que siendo una zapatilla rodadora, era muy ágil, perfecta incluso para alguna competición. 

Más ligeras, transitables y con mejor sujeción que su predecesora, sin duda era un modelo que había avanzado tanto, que no parecía la misma zapatilla de una versión a otra empezando por el acabado del talón (derivado de todos los avances desde el Breakin2) y adentrándonos hasta la cápsula  Zoom Air de unos 5 mm de espesor que abarca toda la zapatilla y que consigue una muy buena amortiguación sin perder pegada. El upper es bastante resistente y flexible, la lengüeta cosida ayuda al ajuste  rematado por la tecnología Flywire: minicordones ubicados en ambos lados sujetando los cordones y abrazando aún más el pie. Tiene algunos elementos reflectivos para aumentar la seguridad en las horas sin luz. El talón tiene un especial diseño para ofrecer poco roce al talón y sin duda para una mayor facilidad al ponertelas.
Suela con buen agarre en asfalto e incluso en tierra, muy buena estabilidad y como decía antes muy ágiles para ser de rodaje. Totalmente recomendadas, a día de hoy con las Pegasus 37 (de las que hablare más adelante), estarán muy rebajadas. Me he encontrado tan agusto con ellas, que he decidido quedarme un tiempo con esta marca. Peso de 280 g y Drop de 10 mm.


5 oct 2020

Nike Air Zoom Pegasus 36 Trail Night

Más por capricho que por necesidad, pues no pensaba ponerme a correr trails (aunque me gustan) y por el precioso color rojo oscuro de la edición limitada que sacaron en Europa, me hice con este modelo. No es que la marca americana tenga un curriculum muy amplio en el terreno del Trail, pero sin duda este modelo viene pisando fuerte. La morfología de la zapatilla cambia bastante de sus hermanas de asfalto aunque mantiene ciertos elementos de la marca y del modelo Pegasus.


El upper muy ligero a pesar de llevar tres capas a modo de sándwich, con muy buena transpiración gracias a la parte superior perforada, refuerzos laterales en la parte anterior del pie y posterior para posible roces con rocas u otros elementos del terreno. La parte del talón sigue el camino de las Pegasus 35 minimizando el roce con el talón. La parte interna del upper aporta comodidad, evita rozaduras y ayuda a llevar la lengüeta cosida para que no se mueva, que por cierto, viene a ser extremadamente fina, algo que se agradece pues aporta mejor ajuste al pie. 


En el apartado de la amortiguación este modelo a diferencia del resto de la gama Trail, cuenta con dos unidades de zoom, en el talón y en la parte delantera todo reforzado con espuma cushlon asegurando buen retorno de la energía. Puedo asegurar que se notan ambas unidades con muy buena respuesta en la pisada.
La suela, que replica a la Pegasus asfáltera pero adaptándose al trail, cuenta con unos tacos, que  aseguran un óptimo agarre y tracción potente, 5mm. Peso 257 g y Drop 10 mm.


En definitiva, tenemos una zapatilla perfecta para correr por el campo siempre y cuando no sea excesivamente técnico, asegurándonos una versatilidad también a la hora de correr por asfalto donde se muestran ágiles para ser una zapatilla de trail. Unas zapas super cómodas, perfectas para pisar rocas, atravesar charcos y subir los terrenos más escarpados. Muy recomendadas.