26 ene. 2012

Asics Nimbus 11

¡Pero que es esto! ¿No íbamos ya por las edición 13?

Así es, pero los "regalos" siguen llegando y aunque de momento no necesitaba zapatillas (es increible que lleve año y medio y año con los otros dos pares de Nimbus 12 y sin lesiones) una visita al Factory de Las Rozas (un sitio más que recomendable, si encuentras tu talla fliparas con los precios) me trajo las Asics Nimbus en su undécima edición por el módico precio de 80 €. Obviamente ya van por la edición 13 y si no eres muy pijotero y llevas tiempo corriendo, sabes que aunque los modelos van evolucionando un poquito, las Nimbus 10 se parecen mucho a las 11 y las 11 a las 12. Vamos que cuando llegaron a mis manos fue toda una sonrisa de placer, y más a ese precio.


Una vez más nos repetiremos ya que la evolución en este modelo no ha sido demasiado diferente en sus otras ediciones, pero se trata de una zapatilla para corredores neutros cercanos a un peso de 72-78 Kg. En mi caso, pesando un pelin menos, me vienen de lujo, gano en durabilidad y al final a pesar de meter unos 65 Km semanales aproximadamente, acaban durandome más de un año y lo más importante: evitando lesiones.


Asics Nimbus 11: corriendo entre las nubes


· La lazada asimétrica, que asegura un mejor ajuste al empeine y al pie en general.
· Se adapta muy bien al pie, el ajuste es perfecto.
·
La lengüeta poco rígida, ayuda en el ajuste.
· El tejido parece menos tosco que en la edición 10 y más transpirable.

 De nuevo una apuesta segura, para correr sin lesiones.


Valoración final en
El Calidómetro





16 ene. 2012

Aceite de romero Deliplus

Hace poco Carol me compró en el Mercadona aceite de romero de la marca Deliplus ya que, probados los buenos resultados con el Gel refrescante revitalizante para pies cansados y sobre todo motivada por mis piernas con bastante carga muscular, ya que apenas visito al fisioterapeuta, aprovechandome de mi fortuita condición de "pocas lesiones".

Como siempre, este tipo de productos no hacen milagros, pero contibuyen a aliviar y mejorar.

El aceite de romero es un producto perfecto para los masajes. Su uso data ya de unos 2.000 años de antiguedad. Se aplica especialmente en casos de músculos doloridos o cansados, pero también de golpes o incluso de reumatismo. 
"Mágico" elixir para nuestros músculos
Entre otras cosas es,

· Relajante
· Desfatigante
· Ligéramente antiséptico
· Analgésico
· Cicatrizante. 

También se puede aplicar sobre los golpes, y protege y desinfecta las heridas. Aplicado en masajes alivia el reuma y las articulaciones doloridas. Normalmente lo aplico, después de la ducha posterior al entreno, contribuyendo a la relajación de los músculos.

Aún no lo he probado pero parece ser que su fabricación casera no es muy difícil, aunque el resultado no creo que sea el mismo:

Se recoge el romero en flor, y se utilizan solo la hoja y la flor, llenando un tarro y añadiendo aceite de oliva hasta que la planta quede cubierta. Esta mezcla se deja reposar durante 40 días y luego se cuela. Luego se guarda en sitio oscuro y fresco. Listo. habrá que probar.

Por 4 € lo podeís encontrar en Mercadona el bote de 150 ml.

Valoración final en
El Calidómetro



5 ene. 2012

Chaqueta Forclaz 100 Quechua (Chubasquero)

Con la llegada del frío y las lluvias me hice con un chubasquero potento para salidas a la montaña, con Schumy y mi primo Gumer. Tal es el caso de la Chaqueta Forclaz 100 de Quechua.

Tras varias salidas en días de lluvia con el cortavientos y el consiguiente calado de agua, decidí probarlo para salir a correr.

A priori, tras pensar que podía ser demasiado pesado, me dí cuenta de que no solo estaba equivocado, sino que era un magnífico aliado contra la humedad.

Sus principales características son:
Impermeabilidad: Revestimiento impermeable (2.000 mm). . Costuras 100% estancas.
Transpirabilidad: Revestimiento hidrófilo: limita la condensación en la prenda.
Ventilación: Cremallera de ventilación: facilitan la evacuación de la transpiración.

Escudo antilluvia garantizado
Con capuchas y dos bolsillos exteriores, podemos regular el calor interno y la transpirabilidad gracias a dos aberturas en sus laterales. Sus mangas incorporan dos velcros para ajustar la muñeca. Garantía 100% de cuerpo de corredor seco al llegar a casa.

Bien es cierto que esta indicado para la montaña pero yo le he conseguido sacar un potente uso para los entrenos de atletismo con lluvia.

Podeís encontrarlo en Decathlon por 24 €.


Valoración final en
 El Calidómetro

1 ene. 2012

San Silvestre Vallecana 2011 (10 Km)

De nuevo ese día. Ese pico de forma. Ese evento tan especial. Como le comente a Fran junto con Javi, desde que te subes al metro hasta que sales de él estas experimentando unas sensaciones muy especiales. Y el momento en el que llegas a Concha Espina es muy comparable (lo hicimos en plan coña, al son de la música de John Williams) al momento en el que se abren las enormes puertas del parque de dinosaurios: "Bienvenidos a Jurassic Park". O lo que es lo mismo, bienvenidos a la San Silvestre Vallecana.

Había pasado casi toda la mañana haciendo cosas, limpiando, organizando la casa... Me había levantado tarde tratando de reposar al máximo posible. Al final comí a la misma hora que siempre, sobre las 14:30, un buen plato de carbohidratos, arroz con un poco de comino y soja terminando con un plátano. Una buena ducha y me envadurno las piernas con el gel recuperador y activador OXD y después reposo ya con el traje de batalla, mi ansiada pulsera del cajón de menos 38', junto a Carol y Athos en el salón. Me pongo en el iPhone un par de temas de la BSO de Rocky IV que tanto me emociona y logran despertar en mí sensaciones positivas y de lucha: "Training Montage" y "Hearts on fire".

Días atrás, Héctor ya había puesto su confianza en mi: "Tienes MMP en tus piernas". Pero en mi cabeza a veces resulta difícil confiar mucho en mí mismo, más cuando cada vez resulta más difícil bajar los tiempos. A decir verdad ví algo tarde y demasiado ambicioso mi objetivo de este año, bajar un minuto más del año pasado, por debajo de 38'.

Cargado el reproductor mental y llegada la hora, me preparo. Un café americano siempre me da el último "punch" que necesito. La parte negativa del día es que Carol estaba con una especie de complejo gripal y estaba para no salir de casa. Se que a la pobre le molestaba más que a mí no poder ir. Y aunque sabía que la echaría de menos, también sabía que si podía estar en cada carrera y en cada kilometro, también estaría allí, aunque no fuera físicamente.

Dichas las "palabras mágicas" por ella, me dejo inundar de su buena energía y de la que contagia Athos, nuestro nuevo perro del que hablaré más adelante, un galguito que desborda electricidad y velocidad con cada movimiento. Su chapa en forma de rayo, toca mis dedos inundandome de esa energía.

Recogido Fran y luego quedados con Javi, llegamos al Bernabeú. Sensaciones repetidas y sensaciones nuevas. Hemos llegado con el tiempo justo, sin prisas pero sin que sobre. Nos ponemos a calentar mientras le explicamos a Fran los accesos y demás intríngulis del día. Ver  la cara de Fran es ver la de un niño disfrutando de un juguete nuevo nunca visto antes. Nos embadurnamos con el Aceite de precompetición Térmico Galius Sport y nos vamos a meternos a los accesos de los cajones.

El 1º acceso al cajón se hace muy lento y una vez pasado nos separamos, "Fuerza y honor", Javi y Fran al de menos de 45' y yo al de menos de 38'. Llegó nuevo a ese sitio y me invade una sensación de bienestar, aquello es un avance, siento que me he ganado el premio a estar junto a los "más rápidos". Hago movimientos estáticos en el cajón y después de la parafernalia de siempre suenan unos segundos de optimista "Beautiful day" de U2, unas inspiraciones profundas y rápidas para calentar los pulmones y el diafragma y de repente me viene una visión del objetivo: "hoy es un buen día para hacer marca", digo para mis adentros. No quiero que suene a prepotencia, sino a una especie de visualización del futuro o de autoconfianza en mi mismo: de repente, me veo calmado pero repleto de energía,  con las ideas claras y listo para todo, hemos entrenado duro, mucho, con este día en mente. Mis ojos no pierden de vista la cuesta de Concha Espina, mi mirada es concentración al 100 %.

¡Pum! después de la cuenta atrás y ese pistoletazo, paso por el arco de salida en menos de 4 segundos y aprieto el crono. Salida viva para coger buena posición y correr agusto. En mitad de cuesta, como no, giro la cabeza y me quedo maravillado. La cuesta no se hace dura, si se hace un poco el tener que aguantar a gente sin respeto y con mucha caradura y bastantes problemas propios como el tipo que se coloca justo en la esquina del cafe Fiat para girar a Serrano, inmóvil y con los brazos en cruz, mostrando una desagradable sonrisa. Un corredor tras otro pasan a su lado rozándole hasta que se lleva más de un codazo. No se como acabaría pero no creo que repita la vil hazaña. No obstante y aunque habían puesto vallas para que no se metiera gente sin dorsal en la carrera, se empiezan a unir corredores a la carrera, muy lentos y molestos. Una vez más una gran falta de respeto que muchos corredores que han pagado su inscripción, denuncian mediante empujones y palabras. Por mi parte y aunque también sufro este hecho, creo que no es el momento de molestarse, mis energías están limitadas para canalizarse a través de mis piernas al asfalto: recorto, giro y burlo a esta pesadilla de gente que debería colocarse al final de la salida en Concha Espina. Paso el primer kilometro en 3:40, la cosa va bien y no veo al globo de 38'.

Happyrun!: Carol y Athos en mi cabeza.
Un fotógrafo en moto me bombardea a fotos y más adelante le pido una para mi chica mientras miro a la cámara con un puño en el pecho y la otra mano apuntando a la cámara. La imagen de Carol y Athos animándome a seguir, resuena con fuerza en mi cabeza.

 Bajo por Alcalá y me siento especialmente rápido y algo eléctrico. Carol, desde la distancia sigue haciendo lo que mejor sabe hacer: dibujarme una sonrisa. Una sonrisa que bombea adrenalina por mi cuerpo. Un ligero flato empieza a aflorar, pero rápidamente se que puedo controlarlo y hacer que desaparezca.

¡Esto es disfrutar corriendo!

Al paso por Atocha suena "Maneras de Vivir" amenizado por un grupo de rock al que saludo con los "cuernos" mientras sigo corriendo. El cantante se percata y me devuelve los ánimos gritando por el micro. Mi cabeza sigue con una motivación excepcional: si tengo tiempo para saludar significa que no voy especialmente mal. La gente se amontona por toda la calle a ambos lados, lanzando ánimos. Voy recogiendo toda esa energía y convirtiéndola en algo que me ayude a tirar hacia adelante. Cuando comienza la cuesta de la Albufera sigo a buen ritmo, el globo de 38' está más cerca pero no quiero dejar que me coja, he entrenado muy duro para lograr lo que quiero hoy. Ánimo a un par de corredores que parecen flaquear. A mitad de cuesta las fuerzas se notan, decaen un poco y es el momento de luchar: no decaigo, genero más imágenes positivas y concentrado al 100% en la respiración sigo a un ritmo bastante vivo. ¡LUCHA Juanqui!, es lo que grito para mis adentros. Veo el giro a la derecha que indica el final de la cuesta. Me pongo un poquito más rápido. Más adelante reconozco a Fabián Roncero tirando de la 4ª mujer en carrera. Después de seguirles de cerca, les paso, faltan apenas 500 metros, mientras miro al globo de 38' que sigue bastante por detrás.

¡Voy a conseguirlo! Veo la salida de los corredores sin dorsal que indica que ya se acaba aquello. Giro en candilejas, donde siempre ha estado Carol, y veo a Karmen gritando y animando. Se que Carol está ahí, está gritándome que no pare de correr, que esprinte y segundos después es como si la viera. Exploto a tope, electricidad recorriendo el cuerpo otra vez, girando hacia la izquierda y viendo el crono a lo lejos, mientras pienso que esto va por Minky y Carol: cruzo la meta marcando 37:30, ¡Mejor Marca Personal!

Aquí faltas tú Carol, pero estuviste muy presente...

¡Lo he conseguido, lo he conseguido! Son las palabras que pasan por mi cabeza y que le comunico a Carol minutos después vía móvil y casi con lágrimas en los ojos, estoy eufórico y emocionado. Veo a Fran y me abrazo a él, ha logrado bajar de los 43' minutos y también está supercontento. Javi se marca un crono de 40:20.

Evolución en la carrera
 ¡Siiiiiiiiiiiii! Un año más, lo he conseguido a mitad de temporada y con una marca que no esperaba y que, hace un par de años solo podía soñar con ella.



Ruta para correr 777795 - powered by Runmap 


Valoración final en
 El Calidómetro