25 ago. 2012

XII Carrera popular Playa de Piles (8 km)

¡Sorpresa!

Nada mejor que irte de vacaciones y encontrarte una carrera muy cerquita de donde te encuentras alojado. La verdad que la carrera me la descubrió Schumy aún cuando estábamos en Madrid. Así que no tardé mucho en inscribirme, 4 € de nada tienen la culpa, así que agradecer a la organización a  priori el modesto precio: organizaciones en Madrid, tomad nota.

Disfrutando con mi "socio" en la playa
Llevaba apenas un par de semanas entrenando, pero ya apetecía empezar. Día caluroso donde los halla, Carol, Vane, Simona y Mc, me acompañaron a Piles cerca de Daimus donde estábamos veraneando. Allí y a falta de media hora para la carrera y después de recoger el dorsal, me pongo a calentar. Debían rondar los 33º o más porque cuando me coloqué en linea de salida estaba tan empapado como si ya hubiera llegado a meta. 


El apoyo y la "energía" de los amigos

Cuenta atrás para la salida y nos lanzamos a la carrera. Salgo un poco a trompicones por no haberme colocado en el sitio adecuado pero tras unos 200 metros me coloco muy cómodamente entre los 20 primeros de cabeza. No me siento nada mal a pesar del calor y la humedad. Un corredor comienza a escaparse con velocidad y trato de buscarme un hueco aislado y ponerme a mi ritmo, se que los primeros kilómetros me generan un poco de estres hasta que el cuerpo se habitúa al ritmo. Poco a poco voy avanzando y me pasan un par de corredores mientras el grupo de cabeza se me aleja un poco: noto que es el comienzo de temporada y es que empiezo a sufrir un poquito antes de lo normal. Apenas han pasado los 4 kilómetros de 8 a completar.

El recorrido es a lo largo de la localidad de Piles y la verdad, bastante bien diseñado. Al paso por el avituallamiento señalo con una sonrisa a uno de los chicos que sostienen las botellas para señalarle que se la voy a coger a él. Doy un trago y doy una sacudida de la botella en cada una de mis piernas para acabar tirándome un poco en plena cara, ¡qué calor! Me pasan cuatro corredores mientras les ánimo, "¡vamos máquinas!"

La carrera se me hace larga, pero trato de animarme con los pensamientos positivos, son ellos los que logran potenciar todo lo entrenado de cara a la carrera. Así que por mi cabeza pasa como siempre la imagen de Carol, de Athos y esta vez alguién nuevo: nuestra galguita Jara, que en breve estará con nosotros también me anima a seguir. Nos acercamos al mar. Es curioso como se vuelve uno de primario en estas situaciones, buscando conceptos sencillos pero que a la vez son la base de nuestra felicidad. Empiezo a tirar más y me voy con otro corredor que iba a pasarme. La organización se ha currado una manguera elevada sobre unos tres metros sobre el suelo que pulveriza agua para refrescar a los corredores: gran detalle.

Subimos a través de unas pendientes de un parque para dirigirnos directamente al paseo marítimo, la parte quizá más bonita pero en la que yo al menos llego un poco tocado. No obstante saco fuerzas y adelanto al corredor con el que iba mientras le animo a seguir. Voy tan al límite, que sumado al calor hace que se me pase por la cabeza la idea de parar. No, no, no.

El paseo marítimo está abarrotado de gente y trato de coger sus ánimos y transformarlos en energía positiva para mover aún más la maquinaria. Hace efecto. Tiro un poco más, y eso que aún faltan dos kilómetros: se me está haciendo eterna esta vez.

Poco a poco trato de vislumbrar el circuito buscando la recta final, algo que no suelo hacer...
Aguanto como nunca hasta ahora y girando a la derecha veo la recta de llegada: ¡son por lo menos 400 metros! Subo el ritmo un poquito pero guardándome el último cambio para el final. Voy mirando a la derecha y distingo a lo lejos a Carol. Según me acerco oigo los gritos de Vane y los ánimos de los demás. Empiezo a esprintar mientras adelanto a otro corredor animándole a seguir. Faltan 150 m y antes de pasar al lado de Carol alzo el brazo en señal de satisfacción completa y con una sonrisa de oreja a oreja por haber aguantado cuando creía que no podía más: 30:50 y en 38º posición.


¡Sprint positivo!
Magnífica la organización, vuelvo a repetir que muchas carreras de Madrid deberían tomar ejemplo. Camiseta técnica de tirantes ¡por fin! en una carrera muy calurosa, helado, botella de agua y rodaja de sandía. Excelente por El club de corredores de Piles que han organizado.

La manada mejor, unida (¡nos falta Jara!)

La temporada no ha hecho más que empezar.





Ruta para correr 1794594 - powered by Runmap 



Valoración final en
 El Calidómetro




13 ago. 2012

Gafas Polar sport 6/S Polarizadas

Al final, tratando de huír de ellos, me llenaré de Gadgets para correr.

Es broma. No soy muy de llevar más accesorios que los pantalones y las zapatillas porque me encanta la libertad que me da el correr sin necesidad de llevar nada. Me voy amoldando al día a día, si necesito motivación extra me llevo el mp3, si creo que hace frío me abrigo un pelin más...

Pero como decía Camarón, "Soy Ladrón de Oído", y en este caso de accesorios: es decir, que me suelo dejar aconsejar bastante por gente que considero entendida: mi amigo Mario de la farma y recientemente Óptico titulado, tuvo el detallazo de regalarme estas gafas de la marca italiana Polar (no confundir con la marca de pulsómetros) con magníficas lentes Polar.
¡Vampiros oculares!

· Protección UV.
· Lentes polarizadas en color gris.
· Realzan el color.
· Extremadamente ligeras. 
· Lentes realizadas en policarbonato. 
· Montura de acetato. 

Tras "calzarmelas", al principio me resulto un poco raro, aunque pero en días de mucho sol se agradecen la verdad. A los 5 minutos de llevarlas me acostumbré a ellas, llegando a olvidarme de que las llevaba salvo en ocasiones, tan solo por el leve vistazo que echaba, viendo por el rabillo del ojo la montura. 

Son muy ligeras y apenas se lograrón empañar a pesar de la extrema fiereza de mi sistema refrigeratorio. Su correcto agarre contribuye a que no las notes mientras se mantienen bien colocadas.

Si te molesta el sol y quieres protegerte, son una muy buen opción. Puedes encontrarlas en varias ópticas y sobre todo en la farmacia de mi amigo Mario situada en el Barrio de Hortaleza en Zipaquirá, 6, 28033 Madrid (Tlf: 917630435).


Valoración final en
El Calidómetro

6 ago. 2012

Zapatillas de clavos Joma

"Vaya zapatillas más míticas".

Cuando Hector "Mister Carmona" me dijo esto no pensé que fuera por el tiempo que tenían cuando salieron al mercado. Se que a la mayoría que lean esto no les aportará demasiado, ya que en general somos más "asfalteros" que "pisteros". La verdad es que se acercaba la prueba del 1.000 m en el Meeting de Madrid y necesitaba o tenía el capricho de contar con uns clavos para ir más "cómodo y ligerito" sobre el tartán.

Lo tenía claro y puede que mi ignorancia ayudara. Me explico. No necesitaba nada fuera de lo normal solo lo que le pedí a Javi de la tienda Bikila que me atendió muy bien por cierto: "Lo más barato que tengas, tan solo unas zapatillas para correr que tengan clavos en la parte de delante". Quise simplificar a tope.

Para correr una triste prueba al año en pista no iba a invertir más. Aparte de que últimamente empieza a llamarme cada vez más la sencillez y el minimalismo en todo esto...

Así que me sacaron unas Joma cuyo modelo exacto desconozco (¿LD 6060?) que me recordaron bastante a las primeras que tuve, con la serigrafía de la firma de Fermin Cacho y que aún conservo. Bien, si antes funcionaban, ahora también deberían bastar.

Back to the 90's

No hay mucho que contar en estas zapas: máxima ligereza y un buen ajuste. Quizá son más indicadas para cross y por ello venía con dos tipòs de clavos, unos más largos que otros, siendo los cortos quizá todavía algo largos para pista. La llave para apretar y ajustar dichos clavos viene con el paquete así como una bolsa de tela para llevarlo todo bien juntito y no perder nada. No obstante, durante el testeo, ofrecen un agarre espectacular yendo bien atados claro y una buena respuesta en competición con gran ligereza.

Me costarón ¡30 €!.

Con todo esto decir que creo que tampoco hace falta invertir una gran pasta en zapatillas de clavos, creo que por unos 50 € puedes encontrar cosas bastante buenas y asequibles.


Valoración final en
 El Calidómetro

1 ago. 2012

Hora de comer: semillas de chía

Si es cierto.
Leí, y me influyó bastante el libro "Nacidos para Correr".

¿He sucumbido a otro tópico más del corredor?
Pues no. Además cuando compré este libro aconsejado por Carol ninguno de los dos sabíamos que era tan famoso y menos aún que era un Best Seller. En que buen momento la hice caso. Si, tal y como te gusta que te diga, "tenías razón", jejeje...

Entre muchas de las maravillas que en él se hablan, se hacía alusión a un alimento consumido por "La Gente que Corre" y que contenía muchas propiedades: La chía (Salvia hispánica), un cultivo anual originario del sudoeste de México y
Noroeste de América Central. Viene siendo consumida en esa zona desde los tiempos precolombinos, siendo parte importante de su nutrición diaria. Entre lo que leí, lo que hable con Javi "Potro extremo" Corredera" y la gran sabiduría de Mario, mi amigo de la farma, me convencí a probarlo.
La chía, el tesoro invisible

Beneficios nutricionales
Aceite y ácidos grasos: contiene entre 29-33 % de aceite. Este aceite tiene el mayor porcentaje conocido (62-64 %) de ácido graso alfa-linolénico de la familia de los Omega-3. Las grasas Omega-3 juegan un rol fundamental en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, en el desarrollo y mantenimiento de nuestro sistema nervioso, en la regulación de los procesos inflamatorios y en la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Fibra dietética
: contiene un alto porcentaje de fibra dietética (38 %) El 5% de ese porcentaje es fibra soluble. Su consumo trae aparejado los siguientes beneficios: mejoramiento del tránsito intestinal, regulación de la glucemia postprandial, disminución de la absorción de colesterol y de sustancias cancerígenas, desarrollo de una buena flora bacteriana.

Antioxidantes:
contenido elevado. Los más importantes son el ácido clorogénico, ácido cafeico, quercetin y kaempferol. Se ha demostrado que los flavonoles tienen actividades antioxidantes, anti-inflamatorias, anticarginógenas, antivirales, antimutagénicas, y de agregado antiplaquetario.


Proteínas
: posee alrededor de 20 % de proteínas. Aporta todos aminoácidos esenciales siendo un gran recuperador muscular y no tiene factores limitantes en una dieta para adultos. Las proteínas de la semilla de chía, a diferencia del trigo, avena, cebada y centeno, no contienen gluten.
Vitaminas y minerales: es una buena fuente de vitaminas del complejo B (niacina, tiamina y ácido fólico) y vitamina A. Además contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre. Otra ventaja es el muy bajo contenido en sodio que tiene esta semilla.

¿Cómo consumirla?
La semilla de chía tiene un muy alto contenido de fibra. Para aprovechar al máximo los nutrientes de la misma, es mejor consumirla molida. Se puede moler como cualquier otro grano, en un mortero, en un molinillo de café... Hace tiempo compramos un molinillo de café y lo muelo ahí. Dos cucharadas soperas de Chía molida cubren las necesidades humanas diarias de Omega-3. Podemos agregarla a cualquier alimento o bebida ya que no altera el sabor. Se puede incorporar en sopas, ensaladas, salsas, guisos, pasteles, junto a cereales de desayuno, en yogures, masas... La chía, El Tesoro Invisible.
¡Energía envasada!
El día que las probé, junto con la avena Quaker, me dejaron tan saciado, que tuve la sensación de haber desayunado un buey entero. 

- Desayuno con Chía al estilo Otra forma de correr -
· 1 tazón de leche.
· Tres cucharadas soperas de copos de avena.
· Una cucharada sopera de chía previamente molida
· Miel al gusto.
· Cualquier cereal tipo kellog's (para dar más sabor)

¡Bienvenidos al programa culinario "Otra forma de correr"! Vamos a ver los complicados y extenuantes pasos para preparar este energizante desayuno:

Calentar la leche y mezclar la avena y la chía en ella removiendo bien. Añadimos miel, los cereales y.... ¡listo!

El primer día que lo probé, Carol menciono las palabras, "asqueroso" y "aspecto de cemento" que me facilitarón la ingestión del alimento, jejeje. El efecto saciente es impresionante, creedme. ¿Funciona? No diré que este año las marcas han salido mejor que otros por la chía, pero todo cuenta.

Podeís encontrar la chía en herbolarios, unos 250 gr por 5 €.