21 may. 2010

El Regreso

Quiero contar una historia, si realmente te apetece leerla. Una historia con fechas. La historia de un regreso. No es que tuviera otro blog antes. Simple y llanamente lo desmenuzare en tres palabras: volví a correr.

Corría el año 95, repetí curso en la EGB y la verdad es que ese año me sentía algo perdido, aunque creo que a la edad de 13 años ese puede ser un estado muy común entre la gente. Ese año comencé por primera vez a interesarme de forma totalmente inconsciente por el mundo del atletismo. En resumidas cuentas, pase un periodo de tiempo muy breve pero satisfactorio.
Recuerdo mis entrenos a la vuelta del colegio, a las 17:30 de la tarde en las instalaciones del colegio de Los Paules, en Hortaleza. Bajo la atenta mirada de Eloy Martín, un hombre al que siempre admiraré y del que aprendí mucho, unos 40 ò 50 chavales entrenábamos cada día de lunes a viernes. Aquella "rutina" se convirtió en una costumbre que no hizo más que reportarme beneficios, tanto psicológicos como físicos. La verdad es que la vida da muchas vueltas, y este tópico sorprende más de una vez, cuanto menos caso quieres hacerle. Tras unos años de intenso atletismo, carreras, amistades, venturas y desventuras, llegaron esos 10 años de parón discontinuo que antes mencionaba. Colgué las zapatillas, y aquellos entrenos se vieron diezmados por alguna que otra salida entre semana, bastante escasa, que me ayudaba a concentrarme mejor en los estudios y otros menesteres. Nunca perdí el placer de correr. Más bien decidí dejarlo en dosis diminutas, disfrutando de otros placeres de la vida, como la música. Y no me arrepiento. Soy muy dado a hacer lo que realmente me apetece (dentro de las responsabilidades), y si algo en un momento concreto deja de atraerte tanto como lo hacía antes, has de plantearte la situación. Ese par de zapatillas fruncieron media sonrisa, alegrando a un par de baquetas que darían lugar a otro par y así a infinidad de ellas. Baquetas para 10 años. Otro gran disfrute y otra gran ilusión. "Tiempo perdido", decía mi madre, pero se que esos años también los recordaré con afecto e ilusión.

Pero, tratando de no enrollarme demasiado, el destino quiso devolverle una mueca de alegría a esas antiguas zapatillas. Tras esos 10 años de parón, los cordones volvieron a apretarse y yo volví a correr. No sabría decir cual fue el motivo que me impulso a tomar esa decisión, pero si sé, que fue muy fuerte. Gran culpa de esto en parte, la tiene La Panda del Muro, un grupo de amigos que se reunen por la tardes para compartir alegrías y penas mientras corren. Me uní a ellos allá por Marzo de 2009, y en ese año en la edición de la Maratón de Madrid, recuerdo cuando acompañé de manera inesperada a mi tío durante 200 metros hasta el retiro, con una ilusión y un fuego calcados a los que me trajeron esos años pasados de running. El calor interior cada vez se iba haciendo más intenso.

El 31 de mayo de 2009, tras tres meses ininterrumpidos de entrenamiento decidí volver a correr una carrera. La 2º Edición de la carrera Liberty Seguros se me antojaba cercana y atractiva y decidí correrla. Creo que ese día confirmé totalmente mi decisión de recuperar esa antigua "rutina", y retenerla junto a mi el mayor tiempo posible. Recuerdo a la gente animando de nuevo, el griterío de los demás atletas, el nerviosísmo en la salida, el pistoletazo... y esa llegada. Ese calor, que finalmente explotaba en los últimos metros, el carbón avivando el fuego de la locomotora, y esa cara conocida al final, que ha dado un giro muy importante y ha significado también, un gran cambio en estas situaciones. Mi Pensamiento Alegre.

En ese año transcurrido hasta ahora, he hecho nuevas amistades, y he recuperado otras muy importantes para mi. Me he planteado nuevos retos (39:53), y he podido cumplirlos. He ganado el suficiente tiempo como para poder disfrutar del placer de correr. Tengo claro cuales son mis metas para esto: disfrutar y tratar de competir con mi único rival, yo mismo.

En todas esta páginas trataré de recopilar todo lo aprendido y por aprender, con el único fin de echar un cable a la gente iniciada en el running, ya que considero que lo más importante es saber que nunca se sabe lo suficiente.

Gracias por dedicar unos minutos a esto.

Bienvenido a Otra forma de correr.


No hay comentarios:

Publicar un comentario