2 jun. 2010

Asics Nimbus 10

Cuando me compré estas zapatillas allá por diciembre de 2008, sentí que había comprado un gran aliado.

Recomendado por un compañero del trabajo que me había hablado bien de la marca oriental, mi pasado como corredor solo conocía un par de modelos de Adidas y el resto de Reebok, mi marca favorita. Después de haber desechado varios modelos, me ofrecieron las Asics Nimbus 10 como una opción casi obligatoria debido al peso que tenía por entonces: 83 Kg. Con ese peso se hacía necesario una zapatilla más que robusta y con muy buena amortiguación. Pesan un 345 g, lo cual no la convierten en una zapatilla especialmente ligera, pero es un detalle que pasa bastante desapercibido por su otras mejoras. Ideales para corredores neutros y con ligera tendencia supinadora.



Asics Nimbus 10: un buen modelo para regresar


No puedo decir que me parecieran baratas, desde luego. Pero merecen la pena. Las Asics Nimbus resultan tener una buena estabilidad y desde luego una amortiguación excelente que no había experimentado nunca antes. La durabilidad de este par se hace alarga bastante. No paro de oír a gente que deshecha las zapatillas con apenas 12 meses de uso. Esta claro que todo depende de la caña que se le de al par, pero deshacerse con menos de un año me parece tirar el dinero, y más con lo que cuestan. Mi valoración, estimando 10 km diarios de uso: después de año y medio sigo corriendo con ellas. Si es verdad que después de este tiempo empiezo a notar la pérdida de amortiguación de las mismas así como las consiguientes roturas de la tela por el interior del talón y en las punteras. Va siendo hora de pasarlas a otro nível, ya me han dado lo mejor de ellas.

No obstante y como después de todo este tiempo ya han sacado el siguiente modelo, las Nimbus 11, espero sirva esta valoración para poder optar a los siguientes modelos que sacan, en teoría mejorados, o a estas mismas rebajadas en puntos de outlet.

Valoración final en
El Calidómetro

1 comentario:

  1. Hola, Juanqui; por casualidad llego a tu blog y con tu permiso voy a quedarme, ¿ok?

    ResponderEliminar