3 dic. 2012

Los cambios invisibles: la adaptación deportiva (II)

En esta continuación de la Adaptación deportiva abordaremos unos cambios que se producen en el interior de nuestro cuerpo y que no se ven a simple vista, pero tienen un papel fundamental en el ascenso al siguiente escalón de nuestro nivel deportivo.

Bioquímicos:
Es conocido que en el organismo desde el punto de vista bioquímico se originan una serie de procesos y mecanismos que permiten a este nivel los procesos de homeostasis, alguno de ellos son:

· La velocidad de las reacciones glicolíticas y oxidativas.
· Variación en el contenido de proteínas en las fibras musculares.
· Se incrementa la resíntesis anaerobica y aeróbica en dependencia del tipo de ejercicio.
· El incremento de la interrelación metabólica, jugando un papel importante el hígado
· Incremento de hemoglobina en sangre: mayor capacidad de oxigenación.
· Se eleva el consumo de oxigeno durante el trabajo muscular.
· Mayor redistribución del ácido Láctico en la actividad muscular del miocardio.
   
Fisiológicos:
Desde el punto de vista fisiológico es importante destacar el control de la homeostasis a partir del sistema nervioso y endocrino, haciendo énfasis en los centros neurovegetativos del Hipotálamo, estas realizarán una función importante en la regulación cardiovascular, respiratoria, la regulación de la temperatura y del agua corporal entre otras.

Analicemos a continuación algunas de las modificaciones que se originan en los procesos adaptativos.

· En el sistema nervioso se establecen una mejor y eficiente relación neuromuscular y se establecerán mejores reflejos y se origina un aumento en la intensidad de la actividad mental.

· En cuanto a la adaptación respiratoria, la ventilación no varía solamente con la carga de trabajo, si no antes, durante y después del ejercicio para cualquier carga de trabajo, estas variaciones obedecen a mecanismos nerviosos, el centro respiratorio es sensible a variaciones del PO2, PCO" y el pH de la sangre que son detectados por el centro respiratorio, estas señales químicas ejercen un fino control sobre la ventilación y aumenta la frecuencia respiratoria.

· En relación con las adaptaciones cardiovasculares, como es sabida la cantidad de oxigeno disponible para el músculo depende del volumen de sangre que circula por el músculo, dependiendo esto del gasto cardiaco, el incremento de la frecuencia cardiaca y de la presión sanguínea, la influencia cardiaca aumenta en relación lineal con la potencia del ejercicio y la pendiente de esta relación varia con el grado de entrenamiento. Es importante destacar que como consecuencia de la actividad física se provoca una hipertrofia cardiaca, que según, si es ejercicio de tipo aeróbico nos dará una sobre carga de volumen y si es anaerobio una hipertrofia cardiaca concéntrica, esto tendrá la posibilidad de que aumente la circulación colateral provocándose el volumen de sangre expulsado mejorando igualmente el retorno venoso, dando mayor eficacia al transporte sanguíneo.

· Si analizamos las modificaciones adaptativas que se generan en el sistema de líquidos corporales y el sistema excretor, debemos valorar los cambios que ocurren en el balance hidromineral y en la filtración al nivel de los riñones.

Es importante destacar el papel del sistema endocrino y las modificaciones que se producen en el organismo por su acción. Entre ellas podemos señalar la acción de las hormonas, adrenalina y noradrenalina, estableciéndose como habíamos planteado anteriormente una estrecha relación con el SNV, pudiéndose establecer una descarga masiva para preparar organismo para la actividad.

Otras hormonas como el glucagón y la insulina juegan un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos y otras intervienen en la resíntesis de sustratos orgánicos.

No cabe duda de la importancia de las hormonas sexuales masculinas y femeninas (testosteronas, estrógenos y progesterona) elevando la capacidad de trabajo físico, en este aspecto son de gran importancia las hormonas glucocorticoides, también es importante destacar que el ejercicio provocará la liberación de catecolaminas de beta endorfinas que juegan un importante papel en los procesos adaptativos.

Morfológicos:
Aunque estos aparezcan aquí ya no son tan "invisibles". Es importante destacar las modificaciones que se originan, principalmente la hipertrofia relativa a las fibras musculares de contracción rápidas y lentas. Se eleva la capacidad de la flexibilidad en las articulaciones y mayor distensión en tendones y ligamentos. En el tejido óseo se logra un mayor número unidades osteonales y compactación del sistema laminar, lográndose una mayor resistencia, eso estimula el crecimiento y formación de nuevo hueso, que previene en el futuro de la osteoporosis.


6 comentarios:

  1. se te ha olvidado poner las lesiones -_-¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso para otro capítulo Lau, ¡mejorate que ya vas para arriba!

      Eliminar
  2. Aunque suene a coña a mi me ha aumentado una talla el pie, supongo que a base de kilómetros el pie va abriéndose y estirándose. La verdad es que me llaman más la atención los efectos piscológicos derivados del atletismo. Un abrazo figura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extrañaría que con la cantidad de pisadas y alteraciones e impactos que sufre la planta del pie tuvieramos ese tipo de cambios.

      Esos efectos psicológicos los pondremos otro día crack.

      Un abrazazo

      Eliminar
  3. En cuanto empiezas a correr notas como tu estado anímico mejora, el deporte es una gran actividad para mejorar. Y encima a muchos niveles.


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola ispainteve y gracias por pasarte por Otra forma de correr!

      Sin lugar a dudas que correr tienen muchísimos efectos positivos. ¡Estamos hechos para ello pero con el tiempo se nos ha olvidado!

      Un abrazazo

      Eliminar